Da gusto cuando nos encontramos con parejas que se entregan y confían a ciegas en nuestra locura. Especialmente aquellas que valoran profundamente el recuerdo que les quedara de un día tan importante en sus vidas.

La sesión de Patricia y Antonio nos enseña que no son necesarios grandes preparativos para obtener fotos preciosas porque al final lo que más transmite en una imagen es el sentimiento que capturas.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This