Siempre hemos estado enamorados de las emociones, un fotógrafo de bodas tiene que ser capaz de captar esos momentos únicos que pasan frente  a su cámara antes de que vuelen. Conseguir que una paraje llegue a olvidarse de las cámaras y que sean ellos es nuestra gran diferencia a la hora de sacar lo mejor de nuestras parejas. En este sesión realizada en Gran Canaria esta increíble pareja nos regalaron momentos llenos de complicidad, amor y risas, donde nos dieron riendas sueltas para pasar una tarde genial captando grande imágenes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This